6 consejos para no desperdiciar comida en la tienda

Pensamos que el desperdicio de alimentos es algo que ocurre en casa. Pero, en realidad, empieza con lo que ponemos en nuestros carros de la compra. Con los supermercados diseñados para tentarnos en cada pasillo, es fácil acabar comprando de más. Aquí tienes algunos consejos de Tienda Trops  para ayudarte a comprar sólo lo que necesitas:

1. Haz una lista y cíñete a ella.

Si sólo utiliza un consejo de esta lista, que sea éste: Haz una lista de la compra basada en lo que piensas comer antes de tu próximo viaje de compras. (Obtenga consejos sobre cómo hacer un plan de comidas.) Luego, cíñase a la lista. Al hacer la compra con una lista, no sólo es menos probable que compres alimentos que no vas a comer, sino que además no te llevarás un susto cuando el cajero te diga el total.

2. Comprar con más frecuencia.

Muchos de nosotros tenemos la costumbre de hacer una “gran compra” para la semana que tenemos por delante. El problema es que no somos muy buenos para predecir lo que querremos comer en el futuro, por lo que compramos en exceso y acabamos desperdiciando más. Si esto te suena a ti, prueba a hacer la compra más a menudo y a comprar sólo lo que vas a necesitar para las próximas comidas.

3. Compra ingredientes frescos en cantidades más pequeñas.

Elige frutas y verduras a granel en lugar de las preenvasadas para comprar sólo la cantidad que necesites. O, si una receta requiere una taza de pimientos picados o remolacha asada, cójala de la barra de ensaladas en lugar de comprar más de lo que necesita. Busca en los contenedores a granel cuando necesites pequeñas cantidades de especias, frutos secos o fruta deshidratada.

4. Resiste las compras impulsivas.

Por mucho que intentes ceñirte a tu lista de la compra, es difícil resistirse a las compras impulsivas. Empieza comprando con el estómago lleno, y luego aprende a reconocer las técnicas del supermercado para que compres más, como los expositores al final de los pasillos. (Éstos no suelen ser un mejor negocio; los fabricantes suelen pagar para que sus productos se expongan allí). Antes de pasar por caja, haz un rápido repaso de tus artículos y pregúntate si realmente necesitas todo lo que hay en tu cesta.

5. Cuidado con los tamaños “familiares” y las ofertas de “compre uno, llévese otro”.

Puede parecer que es mejor comprar cantidades más grandes, pero si tienes una casa pequeña, comprar grandes cantidades de alimentos perecederos sin un plan para utilizarlo todo lleva a desperdiciar dinero y comida.

Por ejemplo, si compras un bote grande de requesón porque sólo cuesta 0,50 euros más que un bote pequeño, pero sólo puedes utilizar la mitad antes de que se estropee, no has ahorrado nada de dinero. Lo mismo ocurre con los descuentos al comprar varios artículos. A menudo, obtendrá el precio de venta incluso si no compra todo el lote, como esos aguacates de 10 euros. Lee la letra pequeña o pregunta a un asociado si no estás seguro.

6. Compra en los mercados de agricultores

Comprar en los mercados de agricultores te permite comprar sólo lo que necesitas y obtener productos que pueden mantenerse frescos durante más tiempo, ya que probablemente se hayan recogido más recientemente. Además, es posible que te lo pienses dos veces antes de tirar un tomate autóctono cultivado por un agricultor local en comparación con un tomate blando comprado en el supermercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *