8 consejos de jardinería para cultivar más y reducir los residuos

La jardinería de alimentos se consideraba antes una actividad restringida a las personas mayores y a los campesinos. Sin embargo, el cultivo de frutas, verduras, bayas y hierbas se ha convertido en una actividad cada vez más popular para muchas personas. Durante ese período, el número de jardineros millennials creció más que otros grupos de edad, y los huertos urbanos superaron a los de las zonas rurales.

El ahorro que supone cultivar tus propios alimentos ha contribuido sin duda a este mayor interés, pero no es la única razón. Cada vez más gente se ha dado cuenta de que los alimentos cultivados en casa saben mejor y permiten un cierto grado de control sobre la calidad de los alimentos, incluido el uso de pesticidas y aditivos artificiales.

El cultivo de alimentos suele simplificarse en exceso, y mucha gente empieza sin una estrategia o una idea realista del tiempo y el dinero que se necesita. Algunos sufren temporada tras temporada con resultados decepcionantes, mientras que otros se desilusionan y dejan de cultivar. Afortunadamente, tanto si has jubilado tus guantes de jardinería después de una temporada como si buscas un resultado mejor, hay muchas maneras de mejorar.

Aprenda su entorno

Mucha gente elige un lugar al azar, empieza a plantar y espera a que crezca la comida. Sin embargo, las plantas tienen preferencias y los jardineros no deben ignorarlas.

Antes de empezar un huerto casero, debes analizar tu ubicación y considerar qué tipo de plantas quieres cultivar. Consulta los envases de las plantas y las descripciones de los catálogos para conocer las condiciones ideales de luz solar, agua, zonas de plantación, etc.

Evalúa la luz solar y la sombra

Determina cuánta exposición al sol recibe tu jardín antes de decidir dónde o qué plantar. La mayoría de las plantas alimenticias prefieren entre 6 y 10 horas de exposición al sol al día. Y algunos cultivos, como los cítricos, necesitan cuidados especiales cuando la luz solar es prolongada o intensa. Por ejemplo, si no se protegen el tronco y las ramas recién podadas de los cítricos, son susceptibles de sufrir “quemaduras de sol” y la incurable “enfermedad del moho”.

Algunas plantas comestibles toleran la sombra parcial, que oscila entre las cuatro y las seis horas, pero a menudo crecen más pequeñas, dan menos productos y son menos productivas. Al plantar en zonas de sombra, es posible que tengas que aumentar el número de plantas que cultivas para obtener el rendimiento deseado. Sin embargo, puede ser una compensación que merezca la pena porque en la sombra crecen menos malas hierbas.

Conozca su tipo de suelo

El suelo puede ser arenoso, arcilloso o limoso, lo que determina lo bien que crecen tus plantas y lo propenso que puedes ser a sufrir enfermedades de las plantas y podredumbre de las raíces. Para determinar con qué tipo de suelo estás trabajando, coge un poco de tierra, mójala e intenta formar una bola.

La tierra que es resbaladiza y se mantiene firme es arcilla, y la que forma una bola suelta es arcillosa. Muchas tiendas de jardinería también pueden ayudarte a identificar tu tipo de suelo.

Las plantas se desarrollan mejor en suelos arcillosos, que tienen un equilibrio adecuado de arcilla, limo y arena y proporcionan un buen drenaje. Si su suelo es arcilloso o arenoso, añada enmiendas al suelo, como compost o musgo de turba, para añadir nutrientes y corregir su estructura. O bien, considere la posibilidad de cultivar en un contenedor o en una cama elevada con tierra comprada.

Evalúe otros factores

También debe tener en cuenta otros factores que pueden afectar a sus decisiones de jardinería. Por ejemplo, la amenaza de la escorrentía de productos químicos de un campo o patio vecino, o la contaminación del suelo causada por actividades industriales pasadas, como la minería, puede significar que es más apropiado para usted optar por la jardinería en contenedores o un jardín de camas elevadas.

Otros factores a tener en cuenta son la altitud, la ubicación de su sistema séptico, la distancia de su jardín a un suministro de agua y la proximidad a grandes árboles establecidos que compiten por el agua y los nutrientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *