10 Consejos de estudio para la escuela de enfermería

No hay duda de que la escuela de enfermería es un reto. Y si además de los estudios de enfermería, tienes que compaginar las responsabilidades del hogar y del trabajo de enfermería, la cantidad de estudios que tienes que hacer puede parecer insuperable. ¿Cómo se supone que vas a leer todos los capítulos, sin olvidar los apuntes, prepararte para el examen de enfermería y retener toda la información vital que debes saber para tener éxito en tu carrera de enfermería?

El primer paso es respirar profundamente. Puedes hacerlo. La escuela de enfermería sólo requiere un poco de planificación, algo de gestión del tiempo y unos cuantos consejos y estrategias de estudio que te ayuden a separar lo que “necesitas saber” de lo que “te gusta saber” y a mejorar tu retención de información.

1. Sigue la guía de estudio de examen de enfermería

Una de las mejores formas de enfocar tus estudios de enfermería es basar tu aprendizaje en el examen NCLEX. La revisión de una guía de estudio no sólo revela las áreas temáticas en las que se centra el examen de enfermería, sino también la forma en que el examen presenta las preguntas. Está claro que no todo lo que necesitas saber como enfermera está contenido en el examen de licencia, pero si estudias en función del examen de enfermería todo el tiempo, te sentirás más segura el día de la prueba.

2. Estudia un poco cada día

No puedes meter una semana de estudio en unas pocas horas del fin de semana. Comprométete a dedicar un poco de tiempo a tus estudios de enfermería todos los días, aunque tengas que dividirlo en varios incrementos más pequeños para conseguirlo. Te sentirás menos abrumado y retendrás más información.

3. Céntrate en el material cubierto en clase

Tus profesores te van a asignar muchos capítulos para leer cada semana, además de recursos externos para repasar. En lugar de leer detenidamente y hacer un resumen de cada palabra, toma como referencia el tiempo de clase. ¿Qué temas repasa el profesor? ¿Cuáles son los puntos clave tratados en clase? Centra tu atención en estas áreas.

4. Piensa en términos de acción, no de hechos

Es importante que las enfermeras entiendan por qué se producen ciertas condiciones y qué está sucediendo fisiológicamente en un paciente. Sin embargo, el paciente no está interesado en escuchar esos hechos: sólo quiere sentirse mejor. Cuando estés estudiando para el examen de enfermería, pregúntate: “¿Cómo voy a ayudar a mis pacientes con esta información?”. Serás mejor enfermera y también mejor estudiante.

5. Forma un grupo de estudios

Las investigaciones demuestran que los estudiantes que estudian con compañeros retienen aproximadamente el 90% de lo que aprenden, frente a sólo el 60% de lo que escuchan en clase solos y sólo el 10% de lo que leen. Por no hablar de que estudiar con otros ayuda a dar ánimos y apoyo moral. Reúnete con algunos de tus compañeros de enfermería (las investigaciones demuestran que los grupos de tres son los más eficaces) y poned vuestras cabezas en común para compartir consejos de estudio y mejorar vuestro rendimiento.

6. Lee primero rápido por encima

La escuela de enfermería requiere mucha lectura, pero si intentas retener todo en tu primera pasada, sólo vas a frustrarte. Antes de leer un capítulo, hojea primero el material. Fíjate en los títulos, subtítulos y términos resaltados y revisa los resúmenes y preguntas al final del capítulo, para determinar qué información es la más importante.

7. Utiliza fuentes externas

No hay nada que diga que sólo puedes aprender de tu texto o de tu instructor. Aumente los recursos de su clase con otros; por ejemplo, si está aprendiendo sobre la diabetes. Hazlo antes de leer un capítulo, como una especie de “anticipo” de tu lectura. Sin embargo, recuerda que tu libro de texto y tu instructor deben ser considerados como la autoridad final y correcta.

8. Conoce tu estilo de aprendizaje

Cada persona aprende de forma diferente: algunos necesitan ver la información, otros escucharla, mientras que otros aprenden de forma cinética. Así que, en efecto, cada uno tiene que descubrir qué consejos de estudio le funcionan mejor. Conoce tu propio estilo y utilízalo a tu favor. Por ejemplo, los alumnos cinéticos suelen rendir mejor cuando escriben sus apuntes, ya que el movimiento de la escritura les ayuda a recordar.

9. Utiliza el tiempo de inactividad como tiempo de estudio

Los estudios de enfermería requieren un cierto nivel de memorización. Crea tarjetas o apuntes que te ayuden a repasar esos datos cuando estés haciendo otras cosas. Por ejemplo, pega tarjetas con los rangos de los signos vitales en el espejo de tu baño, así los verás cuando te estés cepillando los dientes. Eventualmente, sin siquiera intentarlo realmente, esos números serán una segunda naturaleza.

10. Tómate siempre un descanso

Si te pasas todo el tiempo estudiando, te vas a sentir abrumado y probablemente no vas a retener tanta información como esperas. Asegúrate de tomar descansos regulares para no perder el interés o el entusiasmo. A veces, un breve cambio de aires puede ayudar a recargar las pilas y mejorar la retención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *