Cómo elegir el mejor aceite de oliva

El aceite de oliva es el ingrediente más alabado de la dieta mediterránea y lo ha sido durante miles de años. Es reconocido por su sabor distintivo y sus beneficios para la salud. El aceite de oliva de calidad es como el vino de calidad, ya que depende en gran medida del cultivo de la cosecha, del terruño y de cómo se elabora.

Los mejores aceites de oliva se elaboran, al igual que los vinos, cosechando las aceitunas en su punto álgido, triturándolas y prensando el puré. El aceite se separa de los residuos, se filtra o no, y se embotella, todo ello en la finca de la que proceden las aceitunas. Este enfoque artesanal produce un auténtico aceite de oliva virgen extra de primera prensada o en frío de la máxima calidad. También es bastante caro.

Para sacar más provecho de la primera prensada, se utilizan máquinas junto con disolventes y calor para extraer más aceite y luego se expulsa con una centrifugadora. Este producto refinado se convierte en una versión comprometida del auténtico. Su única ventaja es su mayor punto de humo y su precio relativamente más barato. Sin embargo, estos aceites se embotellan y a menudo se venden con etiquetas engañosas, con palabras como “Puro”, e incluso “Extra-Virgen”.

Tenga en cuenta que el aceite de oliva de mejor calidad se vende en botellas oscuras o en latas, ya que la luz es el enemigo del aceite de oliva, especialmente del aceite de oliva sin refinar. El color de un aceite de oliva, al igual que el de un vino, indica su perfil de sabor, más que su calidad.

Estos son los indicadores que hay que buscar en la etiqueta. Cuantos más indicadores aparezcan en la botella, mayor será la calidad, el valor nutricional y el sabor del aceite de oliva. El aceite de oliva de primera presión en frío y extra virgen es el más caro.

Primer Prensado o Prensado en Frío:

Indica que el 100% del aceite se ha extraído sin vapor ni tratamiento químico. Sin esta etiqueta, cualquier porcentaje del aceite puede ser extra virgen mezclado con aceite que ha sido tratado.

Aceite de oliva virgen extra:

Debe indicar que es de primera presión o de prensado en frío, lo que significa que es 100% extra virgen. Sin este indicador, generalmente significa que está cortado con otro aceite de menor calidad, que a veces ni siquiera es aceite de oliva.

Elaborado en la finca:

Al igual que los vinos, la elaboración de una finca significa que se ha prestado más atención a la artesanía y a la autenticidad del aceite de oliva.

Sin filtrar:

Los aceites de oliva elaborados en finca suelen venderse sin filtrar para captar toda la complejidad del aceite. Los conocedores del aceite de oliva, al igual que los entusiastas del vino, no se preocupan por un poco de sedimento.

Certificado como ecológico:

Significa que las aceitunas y los árboles están tan libres de pesticidas y herbicidas como sea posible. También suelen estar sin filtrar.

Acidez<1%:

Lo ideal es una acidez inferior al 1%. Los niveles de acidez más altos significan que se ha cosechado una menor cantidad de aceitunas. Esto compromete el sabor y la vida útil del aceite. Si las etiquetas no incluyen los niveles de acidez, generalmente significa que son superiores al 1%.

Si quiere saber más puede visitar las almazaras de aceite en Málaga para poder probar el mejor aceite de oliva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *